Fundación I&C, Inversión y Cooperación | ¿Qué es?
134
page-template-default,page,page-id-134,page-child,parent-pageid-7,ajax_updown_fade,page_not_loaded

La dificultad de acceder al crédito en condiciones justas es una forma habitual de exclusión social.

La falta de formación financiera es una de las causas del uso inadecuado del microcrédito y de una gestión deficiente de la economía familiar y los pequeños emprendimientos.

El enfoque tradicional de las microfinanzas por el que se da prioridad al microcrédito puede tener un impacto positivo pero genera frecuentemente sobreendeudamiento y dependencias importantes a los prestatarios. Especialmente debido a la falta de formación de los prestatarios y a la necesidad de prestar de los prestamistas (microfinancieras) para pagar sus gastos operativos.

No se suele tener en cuenta que el ahorro es tanto o más importante que el crédito. Las prácticas habituales de ahorro en zonas de exclusión (juntas, roscas, panderos, …) son por lo general cortoplacistas. No favorecen la generación de un fondo que vaya capitalizándose con el tiempo. Consideramos fundamental el desarrollar el hábito de ahorro a largo plazo.

La dificultad en el acceso a la tecnología e internet es hoy en día otra forma grave de exclusión social.

En I&C creemos que el punto de partida para la inclusión socio-económica no debe ser el crédito sino el AHORRO.

I&C propone un modelo de inclusión socio-económica autogestionado y autofinanciado que no comienza por el crédito externo sino por el ahorro de la propia comunidad. Una solución innovadora sustentada en cuatro pilares: la formación financiera, la autofinanciación mediante el ahorro,  la autogestión y la tecnología.

Autogestión

list6Se cuenta con el protagonismo de los propios grupos. Son ellos mismos los que, una vez capacitados, deben autogestionar su Grupo de Ahorro y Crédito  en todos sus aspectos desde el primer día.  Se potencia con ello la auotosuficiencia de las personas, familias y comunidades con las que se trabaja.  Este enfoque difiere del habitual por parte de ongs o microfinancieras que, por lo general, generan fuertes dependencias de su presencia y de su personal. Dependencias que dificultan la autosostenibilidad del proyecto una vez abandonan la zona.

Autofinanciación

financial5No parte de la necesidad del crédito externo sino del esfuerzo del ahorro de las propias familias que forman el Grupo de Ahorro y Crédito. Es de este ahorro de donde se generan los préstamos para atender sus necesidades. Este hecho no es de una relevancia menor ya que, entre otras muchas cosas, reduce dramáticamente el riesgo de sobre endeudamiento. Algo tan generalizado en el ámbito de las microfinanzas tradicionales por la necesidad de generar ingresos del prestamista y la falta de conocimiento y necesidad de crédito del prestatario.

Da respuesta de forma ágil y económica (se eluden los casi siempre abusivos gastos bancarios) a las necesidades financieras de sus miembros. Combate la usura.

Educación

books8El ahorro colectivo y la autogestión del mismo es un proceso muy eficaz de educación  práctica de los miembros del Grupo. Educación que debe tener su utilidad no solamente en el ámbito de gestión del propio Grupo de Ahorro y Crédito sino también en el de la economía familiar y la microempresa. La eficacia del proceso educativo se basa en tres factores:

  1. El aprendizaje totalmente práctico desde el primer día (“aprender haciendo”)
  2. El aprendizaje colectivo
  3. El aprendizaje repetitivo. El proceso se repite una vez al mes durante la asamblea del Grupo de Ahorro y Crédito.
Tecnología

smartphone55La solución propuesta combina la capacitación práctica con una metodología microfinanciera innovadora  (fomento del ahorro colectivo) y el uso de tecnología avanzada (tecnología móvil y almacenamiento en la nube) para la optimización de sus procesos. Esto permitirá, además, el acceso a las nuevas tecnologías a una parte de la población más desfavorecida.

  • Desarrollo del hábito de ahorrar y de hacerlo con una visión de largo plazo.
  • La generación y el acceso a un fondo de emergencia y de capital de trabajo.
  • Tener acceso al crédito de manera rápida, directa y en mejores condiciones (servicios financieros flexibles, transparentes, escalables y a precios más baratos) que a otros prestamistas externos. Se reducen los costes de acceso al crédito para los miembros en cuanto a los desplazamientos o costes operativos reflejados en los intereses lo que tiene un impacto en los ingresos familiares.
  • Acceso a educación financiera que mejora la gestión de sus recursos, de su economía familiar y de sus proyectos productivos. Se desarrollan las capacidades de organización y administración empresarial asociativa y de contabilidad, que sirve para la economía familiar.
  • Reduce la vulnerabilidad por la generación del ahorro y la reducción el riesgo al sobreendeudamiento y dependencias importantes a los prestatarios.
  • Generar una plataforma comunitaria que puede facilitar el posterior acceso a las instituciones convencionales de crédito.
  • Posibilita y promueve la oportunidad para generar ingresos con la inversión en proyectos productivos.
  • El dinero se queda en la comunidad lo que promueve el desarrollo local.
  • Capitalización del fondo con el tiempo.

 

El programa “Ahorrar para Aprender” es un mecanismo eficaz de educación financiera. La metodología se basa en técnicas de aprendizaje colectivo y de “aprender haciendo”. A su vez, se promueve en las personas la cultura del ahorro y del pago y sensibiliza a sus miembros sobre su importancia para reducir la vulnerabilidad.

También promueve el esfuerzo y la responsabilidad individual  y la solidaridad para con la comunidad. Todo ello, junto con la autogestión del fondo por los propios grupos, tiene un impacto en el empoderamiento, en la dignidad, y en el desarrollo de estos grupos excluidos. Desde su concepción metodológica, se promueve que sean ellos mismos los protagonistas de su grupo de ahorro y crédito; y en definitiva protagonistas de su desarrollo.